Eneida

loading...

Directo a la diana.

¿Has entrado a una web y no has podido encontrar lo que buscabas?. ¿El contenido estaba organizado de tal manera que te mareaba?. ¿Has accedido desde el móvil y no has podido ver nada?.

Tranquilo, no eres la única persona en esta situación, por ello, hemos visto conveniente hacer una pequeña guía de cómo diseñar una web y no acabar siendo otra web más de las que huyes.

1º ¡Organización!. Sí, así, con exclamación. Piensa que cada vez que entrar a una web, entras a casa de alguien y te pide buscar un objeto en una habitación. Si ese elemento no está a la vista, ¿cuánto tiempo vas a estar buscándolo? Quizás con tu amigo tendrías más paciencia, pero con una web lo que quieres es la inmediatez, de un golpe de vista tienes que saber dónde está todo.

2º Ligereza. Está genial querer enseñar todo lo que ofreces, pero por favor, deja espacio al vacío. Si inundas cada recoveco con fotos, textos, vídeos y colores estridentes, la persona que acceda lo único que va a pedir en tu web es ayuda.

3ºAdaptabilidad. Si una web solo es capaz de verse bien en un pc, esa web no sirve. Sí, así de tajantes. Ponte en el supuesto, una persona busca lo que tu ofreces, va por la calle y como no sabe dónde ir, lo busca en el móvil. Encuentra tu web, pero no se ve, ¿qué hace? ¿va a casa a mirar en su ordenador dónde encontrarte o busca un negocio similar con una web donde ver el producto? ¿y si esa persona es de fuera?. Ya has perdido un cliente.

4º Diferenciación. Ya tienes tu web, organizada, ligera y adaptable, pero tu web es igual que la de los otros negocios de tu ciudad, no ofreces nada diferente del resto, ¿qué te hace único?. Búscalo y ofrécelo.

¿Has entrado a una web y no has podido encontrar lo que buscabas?. ¿El contenido estaba organizado de tal manera que te mareaba?. ¿Has accedido desde el móvil y no has podido ver nada?.

Tranquilo, no eres la única persona en esta situación, por ello, hemos visto conveniente hacer una pequeña guía de cómo diseñar una web y no acabar siendo otra web más de las que huyes.

1º ¡Organización!. Sí, así, con exclamación. Piensa que cada vez que entrar a una web, entras a casa de alguien y te pide buscar un objeto en una habitación. Si ese elemento no está a la vista, ¿cuánto tiempo vas a estar buscándolo? Quizás con tu amigo tendrías más paciencia, pero con una web lo que quieres es la inmediatez, de un golpe de vista tienes que saber dónde está todo.

2º Ligereza. Está genial querer enseñar todo lo que ofreces, pero por favor, deja espacio al vacío. Si inundas cada recoveco con fotos, textos, vídeos y colores estridentes, la persona que acceda lo único que va a pedir en tu web es ayuda.

3ºAdaptabilidad. Si una web solo es capaz de verse bien en un pc, esa web no sirve. Sí, así de tajantes. Ponte en el supuesto, una persona busca lo que tu ofreces, va por la calle y como no sabe dónde ir, lo busca en el móvil. Encuentra tu web, pero no se ve, ¿qué hace? ¿va a casa a mirar en su ordenador dónde encontrarte o busca un negocio similar con una web donde ver el producto? ¿y si esa persona es de fuera?. Ya has perdido un cliente.

4º Diferenciación. Ya tienes tu web, organizada, ligera y adaptable, pero tu web es igual que la de los otros negocios de tu ciudad, no ofreces nada diferente del resto, ¿qué te hace único?. Búscalo y ofrécelo.

contacta con nosotros

eneidadesignstudio@gmail.com